demona0 (demona0) wrote,
demona0
demona0

It (de Stephen King) y la sexualización de las niñas



Nunca vi la miniserie de 1990, por lo que mi juicio no está nublado por la nostalgia. Tampoco he ido al cine por la nueva película que ha inundado Halloween de máscaras de payaso. Sin embargo, ante la expectación creada, me animé a leer la novela.

La historia parte de una premisa jugosa, está narrada con el ritmo rápido y casi cinematográfico que es característico de King y posee una buena ambientación. Todo esto no oculta sus defectos; una estructura repetitiva, un continuo ir y venir en el tiempo que desemboca en la suspensión de la intriga y varios deus ex machina que hacen que la trama parezca en ciertos momentos improvisada.
Sin embargo, el interés por escribir esta entrada no se basa en realizar una crítica literaria, sino en hablar sobre Bervely, la única protagonista femenina. ¿Qué sabemos sobre ella? Que tiene buen gusto para la moda, mal gusto para los hombres y una excelente puntería. Sabemos cómo es su pelo, sus pechos, sus piernas y caderas. Toda ella se nos presenta despiezada, sexualizada, al gusto del lector. Se objetiviza cada parte de su cuerpo, desde que tiene 11 años hasta que se convierte en una mujer adulta. Curiosamente, esto no sólo ocurre a través de la mirada de los personajes masculinos (sus amigos y su padre), sino que es el narrador, es decir el propio King, el que se encarga de realizar jugosas descripciones sobre ella en los momentos en los que está sola, como cuando explica cómo sus pezones se endurecen cuando siente el frío de las losas del baño o cuando se recrea en cómo los pantalones se le están quedando pequeños y se ciñen a su cuerpo. Convierte así al lector en un vouyer, en un cómplice en la sexualización de la niña.



Todo esto nos conduce a casi el final del libro, en el que Bev se ofrece a mantener relaciones sexuales con los chicos para lograr huir de las alcantarillas. En teoría se trata de un símbolo (muy poco metafórico a mi parecer) del paso de la niñez a la madurez y de la pérdida de la inocencia. En el libro se habla de un acto de unión y amor. Amor entendido como una niña de 11 años tumbada en la oscuridad dejándose ser follada por sus 6 amigos. Amor entendido como sexo vacío, prácticamente carente de satisfacción para ella. Sexo entendido únicamente como penetración heterosexual. Mujer que encuentra su poder en la excitación de los hombres, no en la consecución de su placer. Adulta que en el futuro ejerciendo de interés amoroso para el resto de los protagonistas.

Afortunadamente esta escena no ha sido incluida en la película, pero creo que los espectadores debemos empezar a ser muy críticos con este tipo de representaciones de la mujer, en especial cuando se trata de menores de edad. Recientemente salto la polémica de que Millie Bobby Brown (Eleven en Stranger Things) apareció nombrada como una de las actrices más sexys; tiene 13 años. Las actuales acusaciones de abusos sexuales incluyen a varios casos de menores. Opino que durante años hemos estado insensibilizados sobre cómo se sexualiza a niñas, adolescentes y mujeres y esto nos hace cómplices.
Tags: reflexiones
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 0 comments