Señalar

Calendario

Calendario: Un fic de Ranma 1/2

Kasumi abrió los ojos antes de que sonara el despertador. Suspiró con resignación, sabiendo que le sería imposible volver a dormirse. 

Se arregló poniendo cuidado en su aspecto; el pelo brillante, sujeto en una coleta, la falda acampanada en colores pastel, la blusa recatada… como siempre. Sin embargo, no se paró demasiado en evaluar su imagen frente al espejo. Cuando se disponía a bajar las escaleras su vista resbaló hacia el calendario colgado de la pared. Aquel día era 14 de agosto, pero hacía semanas que no arrancaba sus hojas. Sus dedos juguetearon con el papel rugoso al tacto, comenzando a tirar de una de las esquinas para ver cómo cedía, pero en el último momento decidió dejarlo tal y como estaba.

El día era agobiante, con ese calor pegajoso que precede a la lluvia. Abrió las puertas correderas que daban al jardín, esperando que el frescor del patio entrara en la casa, pero el ambiente estaba estancado.

Collapse )
Señalar

La marioneta

Vivo en un escenario de cartón pintado de brillantes colores. Un castillo, un bosque y una taberna enmarcan mis aventuras. El humano cree que me controla, que es él quien narra la historia con voz chillona ante los niños que se sientan en semicírculo delante nuestra. No sabe que soy yo el que decide. El humano mueve los hilos, pero soy yo quien levanta los brazos y mueve las piernas.

Hay otros como yo, una princesa y un dragón, pero ellos no son reales. Sólo yo lucho con la espada y cabalgo sobre mi rocín. Podría cambiar la historia, pero ¿Acaso existe una mejor? Érase una vez una princesa encerrada en lo más alto de la más alta torre, custodiada por una horrible bestia. Un día un muchacho de la aldea decidió disfrazarse de caballero e ir a salvarla porque sólo él conocía la canción que hacía dormir a su captor.

La aventura nunca es fácil, pero yo tengo a mis aliados; los niños me animan, cantan conmigo y cuando por fin voy llego junto a la princesa, se tapan los ojos y tratan de avisarme que el dragón se está despertando a mi espalda. Se ponen en pie, chillan y señalan con el dedo; temen que no lograré salir con vida. 

Entonces yo mando al humano que mi brazo agarre mi espada y en una batalla sin igual logro vencer al mal. Los niños aplauden, hago una reverencia y cae el telón. A veces les he sorprendido intentado mirar por una rendija de la cortina o de meterse por un lado del escenario, pero el humano les asusta poniendo voces hasta que se van corriendo.

Collapse )
Señalar

It (de Stephen King) y la sexualización de las niñas



Nunca vi la miniserie de 1990, por lo que mi juicio no está nublado por la nostalgia. Tampoco he ido al cine por la nueva película que ha inundado Halloween de máscaras de payaso. Sin embargo, ante la expectación creada, me animé a leer la novela.

La historia parte de una premisa jugosa, está narrada con el ritmo rápido y casi cinematográfico que es característico de King y posee una buena ambientación. Todo esto no oculta sus defectos; una estructura repetitiva, un continuo ir y venir en el tiempo que desemboca en la suspensión de la intriga y varios deus ex machina que hacen que la trama parezca en ciertos momentos improvisada.
Sin embargo, el interés por escribir esta entrada no se basa en realizar una crítica literaria, sino en hablar sobre Bervely, la única protagonista femenina. ¿Qué sabemos sobre ella? Que tiene buen gusto para la moda, mal gusto para los hombres y una excelente puntería. Sabemos cómo es su pelo, sus pechos, sus piernas y caderas. Toda ella se nos presenta despiezada, sexualizada, al gusto del lector. Se objetiviza cada parte de su cuerpo, desde que tiene 11 años hasta que se convierte en una mujer adulta. Curiosamente, esto no sólo ocurre a través de la mirada de los personajes masculinos (sus amigos y su padre), sino que es el narrador, es decir el propio King, el que se encarga de realizar jugosas descripciones sobre ella en los momentos en los que está sola, como cuando explica cómo sus pezones se endurecen cuando siente el frío de las losas del baño o cuando se recrea en cómo los pantalones se le están quedando pequeños y se ciñen a su cuerpo. Convierte así al lector en un vouyer, en un cómplice en la sexualización de la niña.



Todo esto nos conduce a casi el final del libro, en el que Bev se ofrece a mantener relaciones sexuales con los chicos para lograr huir de las alcantarillas. En teoría se trata de un símbolo (muy poco metafórico a mi parecer) del paso de la niñez a la madurez y de la pérdida de la inocencia. En el libro se habla de un acto de unión y amor. Amor entendido como una niña de 11 años tumbada en la oscuridad dejándose ser follada por sus 6 amigos. Amor entendido como sexo vacío, prácticamente carente de satisfacción para ella. Sexo entendido únicamente como penetración heterosexual. Mujer que encuentra su poder en la excitación de los hombres, no en la consecución de su placer. Adulta que en el futuro ejerciendo de interés amoroso para el resto de los protagonistas.

Afortunadamente esta escena no ha sido incluida en la película, pero creo que los espectadores debemos empezar a ser muy críticos con este tipo de representaciones de la mujer, en especial cuando se trata de menores de edad. Recientemente salto la polémica de que Millie Bobby Brown (Eleven en Stranger Things) apareció nombrada como una de las actrices más sexys; tiene 13 años. Las actuales acusaciones de abusos sexuales incluyen a varios casos de menores. Opino que durante años hemos estado insensibilizados sobre cómo se sexualiza a niñas, adolescentes y mujeres y esto nos hace cómplices.
Señalar

La langosta

He vuelto porque sentía la necesidad de recomendar esta película. Creo que ha sido una de las más interesantes de las que he visto en los últimos años, original y llena de matices.

La trama nos sitúa en un futuro en el que a las personas no les está permitido vivir sin pareja. Si por alguna razón te quedas sin ella, por muerte o separación, te obligan a pasar 45 días en un hotel. Ese es el tiempo que tienes para encontrar otra persona con la que compartir tu vida, si no lo logras hay dos opciones; o te transforman en un animal a tu elección o huyes y terminas viviendo con otros solteros que son cazados por los huéspedes del hotel para ganar un día más en su búsqueda de pareja.

Lo más interesante es que todos los aspectos de la película es que todos sus aspectos, el guion, la fotografía, el arte y la dirección de actores contribuyen a crear una atmósfera perfecta, y luminosa que aun así refleja la represión de los sentimientos de los personajes. Es de esas películas que, cuando terminas de verla, te dejan pensando sobre la soledad, los criterios en los que nos basamos para escoger pareja, la falsedad, la presión de grupo y sobre qué animal escogerías ser.

Una curiosidad de esta película es que se sitúa entre la ciencia ficción, la fantasía y el drama sin llegar a ser exactamente ninguno de los tres géneros pero con pinceladas de todos ellos.

Como puntos negativos hay que mencionar el ritmo; en general es una película que se toma su tiempo y en algunas ocasiones resulta algo lenta. Otro aspecto, que no termino de decidir si es positivo o negativo, es que nunca da ninguna explicación sobre por qué deben permanecer en pareja. Por una parte me da la sensación de que es una treta tramposa para no tener que justificar un aspecto complejo del guion, por otra parte, este desconocimiento hace que te identifiques mejor con la incomprensión de los protagonistas.

Señalar

El Ministerio del Tiempo

Creíamos que no podría existir una especie de Doctor Who a la española y resulta que no sólo se ha hecho, sino que ha sido un éxito de público o crítica. Todos sabíamos que la historia de España es una mierda, lo que no esperábamos es que diera para hacer una buena serie. No os voy a mentir, el argumento tiene más agujeros que un colador, en general está bien hecha pero algunas actuaciones, como la de Julián y la de Cayetana, me parecen algo forzadas y alterna capítulos geniales con otros más lentos e insípidos.

Confieso que mi preferido es Alonso, viendo vídeos musicales de los 80, flipándolo con el Don Juan Tenorio, fascinado con El Guernica y retándose en duelo con casi cualquiera que se le cruce. El problema es que el desarrollo de los protagonistas me parece algo lineal y soso, vamos, que me da absolutamente igual si la foto es del hijo de Julián y Amelia o si un día decidieron hacerse una selfie con un niño que pasaba por allí.

Lo que realmente me ha entusiasmado son las tramas secundarias, ver a Velázquez y a Picasso conversando, descubrir que el Lazarillo fue real, conocer a un Lope de Vega galán y pendenciero, a un Lorca con sueños premonitorios…Esto nos demuestra que España nunca fue de grandes gobernantes, pero sí de unos magníficos personajes que gracias a la serie han vuelto a la vida.

Pensando sobre este tema, creo que lo que me entusiasma de su renovación reside en todo lo que queda por contar. Quiero ver a Cervantes imaginado a hidalgos locos, a Miguel Hernández recitando las Nanas de la cebolla desde la cárcel, a Goya encerrado en la Quinta del sordo con sus pinturas negras, a Servet abriendo a escondidas cadáveres, quiero romanos y celtas, historias de amor entre moriscos y cristianos, mujeres encerradas en una torre volviéndose locas, a Machado llorando porque sabe que nunca podrá volver a España, a Hemingway borracho en una corrida de toros, al miliciano muriendo por un disparo, peleas entre galeones y piratas, a Quevedo y Góngora batiéndose en un duelo…

Tanto, tanto que contar…

Señalar

Microrelato

Somos la cultura que se agitaba en el vientre del lobo



Esto vine de leer mal una frase y quedarme fascinada por todo lo que quiere decir. Es un gran comienzo de algo.
Señalar

Microrelato

-Me gustas.

Le miré sorprendida. No por la confidencia, llevaba tiempo leyendo sus sonrisas esquivas y caricias casuales, sino por la franqueza infantil con la que lo dijo.

Esperé a que continuara, pero no pidió nada a cambio. Para él era una declaración de intenciones.


Preguntaba hoy yuvia ¿Cómo era eso de escribir?

Gargola

Microrelato: Formas elegantes de perder la cabeza

¿Cansado de que le comparen con el Nick casi-decapitado de Harry Potter? ¿Le gustaría que sus apariciones estuvieran al nivel del fantasma de Sleepy Hollow? Le presentamos el primer centro de cirugía estética para espectros descabezados.

Diga adiós a esos desagradables tendones sueltos, a las marcas de los machetazos. Le ofrecemos cortes limpios. ¡Entre en los ajusticiamientos de la era de la guillotina!

Centro avalado por Luís XVI